Man O War

MAN O' WAR (Fair Play y Mahubah por Rock Sand en Merry Token por Merry Hampton)
Su pedigree y orígenes.

Man O´War nació el 29 de marzo de 1917 en Lexington, Kentucky. Su propietario era el señor Belmont, de una tradicional familia del turf americano, al punto que el Belmont Stakes y el Belmont Park llevan su nombre en honor al padre del criador de Man O`War. El señor Belmont fue el propietario de Fair Play y de Mahubah durante sus campañas de pistas y tenía una fe ciega en el cruzamiento que había realizado, y era su intención quedarse con el potrillo para que corriera por sus colores. Su madre había dado ya a la ganadora clásica Masda, hermana entera de Man O` War, quien fue muy reconocida por descender de ella el Triple Coronado Assault.

Sin embargo, dado que en el año 1918 Belmont decidió alistarse en la Armada americana para combatir en la Primera Guerra Mundial (a pesar de tener 65 años). Mientras estaba en Europa, su señora le bautizó al potrillo con el nombre de Man O´War (léase “hombre en guerra”) en honor a su marido. Dada esta situación, el matrimonio decidió vender en 1918 toda su producción nacida en el Haras en el año 1917. En ese año, el potrillo fue rematado en Saratoga y adquirido por el señor Samuel Riddle por la suma de cinco mil dólares. Para darle perspectiva a esto, el precio promedio del remate fue de apenas mil cien dólares y el precio máximo fue de quince mil setecientos dólares.

Su campaña de pistas.

Man O´War fue un caballo muy precoz: debutó con dos años y dos meses de edad, el 6 de junio de 1919, ganando por varios cuerpos en la categoría de perdedores (a pesar de que en su partida final fue dominado ampliamente por una discreta compañera de stud). Desde ahí, el pingo ya pintaba para crack a los ojos de su cuidador Louis Feustel. Tan así era la confianza de su entrenador, que el potrillo corrió y ganó a los veinte días el Keene Memorial Stakes. A partir de ahí, Man O´ War tuvo una excepcional campaña de pistas a los dos años, triunfando en los siguientes clásicos: Tremont Stakes, Grand Union Hotel Stakes, Sanford Stakes, United States Hotel Stakes, Hopeful Stakes, Futurity Stakes, y el Youthful Stakes; incluso ganó 4 competencias en 30 días ya que debutó el 6 de junio y el 5 de julio ganó su cuarta carrera!!! El pingo solo mordió el polvo de la derrota una vez en su campaña, cuando a los 2 años llegó segundo en el Sanford Memorial Stakes en un desarrollo muy extraño; en esa época, las carreras se largaban con cintas, y dicen las fuentes periodísticas de la época que Man O´ War estaba de espaldas a las cintas al momento de la largada, lo que le hizo otorgar enormes ventajas. También se dice que su jockey, Johny Loftus cometió varios errores durante la carrera, al quedar encajonado varias veces en la misma lo que le hizo finalmente perderla, al llegar segundo a medio cuerpo del caballo “Upset”. Tan reconocido e idolatrado era Man O´War en la afición turfística y deportiva de los Estados Unidos, que a partir de dicha derrota, se denomina “upset” a cualquier derrota sorpresiva de un deportista considerado amplio favorito para ganar la competencia. Luego de ese encuentro, Upset corrió cinco veces mas con Man O`War, llegando siempre atrás del notable alazán.

Ya con tres años, Man O´War corrió otras diez veces, alcanzando la victoria en todas sus actuaciones! Increíblemente, el pingo no pudo lograr la Triple Corona, exclusivamente por una decisión equivocada de su propietario que consideró que era muy prematuro para un caballo de esa edad correr en una competencia de 2000 metros con apenas 3 años, y por ello no inscribió a su pingo en el Kentucky Derby (su propietario cambió de opinión años después cuando fue propietario de War Admiral, pero también es importante aclarar que la Triple Corona tomó real importancia unos diez años después). El caballo fue luego preparado para correr el Preakness Stakes (donde venció tomándose revancha de Upset) y el Belmont Stakes, imponiéndose ampliamente en ambos grandes premios; en el Belmont, Man O´War destrozó a sus rivales por la friolera de 20 cuerpos, batiendo el récord de pista para la distancia de 2200 metros al echar 2`14``1/5. En dicho año, el notable alazán también impuso condiciones en los clásicos Dwyer Stakes, Travers Stakes, Stuyvesant Handicap, y finalmente el Jockey Club Gold Cup. Al final de esa temporada, era tanta la superioridad del pingo que ganó fácilmente todas las carreras que corrió, que ningún animal quería enfrentarlo en pistas. De hecho, en el Lawrence Realization Stakes, nadie quería enfrentar a esta máquina de correr hasta que la audaz señora Sarah Jeffords se animó a anotar a su caballo Hoodwink para enfrentar al crack; semejante falta de respeto la pagó muy cara, ya que Man O´War ganó por increíbles 100 cuerpos esa carrera (si se le puede llamar así)!!! Para engrandecer aún mas dicha performance, debemos agregar que el pingo voló de hacia el disco en tiempo récord mundial de 2`40``4/5 para los 2600 metros de distancia, que aún todavía al día de hoy se mantiene vigente.

Al igual de Secretariat, la última carrera de Man O`War fue en Canadá. El caballo fue llevado a disputar el Kenilworth Park Gold Cup en Windsor, Ontario. Dicha carrera fue disputada solamente por dos caballos, pero fue un cotejo de enorme atracción ya que enfrente a Man O´War estaba el Triple coronado americano de la generación anterior: el notable Sir Barton. La carrera se disputó sobre 2000 metros, y fue la primera carrera filmada en su totalidad. La misma en si fue un mero trámite desde la largada, ganando Man O´War fácilmente la competencia por 7 cuerpos sobre su encumbrado adversario pero no saliendo de un medio correr; aún así, el pingo batió récord de pista por una diferencia de 6 segundos con el récord anterior. En resumen, durante su brillante campaña, el notable alazán triunfó en 20 de sus 21 presentaciones, marcando tres récords mundiales y ocho récords de pista. También en doce ocasiones marcó parciales intermedios de carrera que hubieran batido el récord de pista. Cuando se retiró de pistas, era el caballo que había ganado mas dinero en la historia, y había sido nombrado “Caballo del año” en 1920. Curiosamente, por su pelaje alazán y su imponente físico, fue llamado “Big Red” al igual que luego fuera llamado así Secretariat.

Como anécdota, podemos resaltar que hubo inversores franceses que quisieron comprar al noble pingo, y llegaron a ofrecer un millón de dólares (en aquella época) por el fenomenal alazán. Dado que Riddle rechazó semejante oferta, los franceses le ofrecieron un cheque en blanco. Pero la respuesta de Riddle no se hizo esperar: les contestó que para ponerle precio a Man O´War, primero los franceses debían traerle el sepulcro de Napoleón (del Museo de Les Invalides de Paris), comprar las joyas de la Reina inglesa, y comprarles el Taj Mahal de la India…..solo para que Riddle recién le pusiera precio al caballo. Finalmente agregó “muchas personas pueden tener un millón de dólares…..pero solo una persona puede tener a Man O´War”!

Su legado como padrillo: Padre de grandes campeones,

Como padrillo, Man O´ War fue igualmente excepcional, a pesar de que su propietario solo sirvió sus propias yeguas, reduciendo así tremendamente sus posibilidades; aún así, el campeón produjo más de 64 ganadores clásicos. Entre los grandes campeones hijos del crack se encuentran American Flag y Crusader (nombrado caballo del año), ambos ganadores del Belmont Stakes en 1925 y 1926; también descollaron en pistas Battleship (en Inglaterra), el fenomenal Triple coronado War Admiral que dominó el turf norteamericano de la década del 30. Entre sus hijos, se destacaron como padrillos Hard Tack (padre del notable y afamado Sea Biscuit) y principalmente War Relic, quien fue un muy destacado padrillo internacional. Sus hijas también fueron extraordinarias reproductoras, produciendo en total 164 ganadores clásicos. En la actualidad, descienden en línea directa de Man O´War los fenomenales Honour and Glory, Tiznow, Relaunch, y Bertrando.

Man O´War murió en 1947 a causa de un ataque cardíaco, apenas un mes después de la muerte de su peón de toda la vida, Will Harbut. Sus restos descansan en el Kentucky Horse Park, debajo de una estatua en su memoria. Su cuerpo fue embalsamado, asistiendo a su funeral unas 2,000 personas.

El notable alazán ha logrado innumerables reconocimientos. Entre ellos, el pingo ingresó al salón de la fama en 1957, y se le reconoció como el mejor caballo del siglo XX por la Blood-Horse Magazine.